Cómo mejorar las quemaduras solares

Cómo mejorar las quemaduras solares: nada peor que aspirar a un bronceado y golpear burbujas y verse como un camarón, ¿verdad?

Lancen la primera piedra para los que nunca han vivido la siguiente escena: llegaron las merecidas vacaciones y, en la emoción, inmediatamente fuiste a tomar un poco de sol y olvidaste tu protector solar. Como era de esperar, justo en el segundo día de descanso, te convertiste en un verdadero «camarón».

La exposición al sol sin la protección adecuada puede causar mucho más que enrojecimiento y ardor. Además de las molestias antes mencionadas, los rayos UVB y UVA también son responsables de las quemaduras solares y el envejecimiento de la piel, respectivamente. En casos extremos, la falta de cuidado a la hora de tomar el sol puede llegar a provocar cáncer de piel. Has visto que el protector no es broma, ¿verdad? Céntrate en los siguientes consejos, que te ayudarán a afrontar los días soleados sin mayores problemas.

Cómo mejorar las quemaduras solares

Preparar la piel para la exposición al sol no es ningún misterio. Además de invertir en un buen protector solar, solo sigue estos pasos:

Evite tomar el sol de 10 am a 2 pm

Estas son las horas punta, cuando el sol es más fuerte y, en consecuencia, más peligroso.

Usa un factor de protección alto (FPS) y vuelve a aplicarlo cada 3 horas

El factor de protección es una medida de tiempo, e indica cuánto tiempo más se protege la piel si usas ese protector. Entonces, si te pones rojo después de 2 minutos, un protector solar SPF 15 te protegerá durante 30 minutos.

¡Protegerse por dentro también es importante!

Coma alimentos ricos en antioxidantes, como los que contienen vitamina E, polifenoles, licopeno y betacaroteno. Los dos últimos son pigmentos naturales que, además de proteger la piel, dejan un bonito bronceado. Sí, ciertos alimentos protegen nuestra piel.

Protege tus ojos con gafas de sol

No escatimes en el uso de gafas de sol. Son muy importantes para proteger nuestra visión, y los de mala calidad -es decir, que no bloquean los rayos del sol- acaban empeorando los efectos sobre nuestros ojos.

Use gorras y sombreros para proteger su rostro y luzca súper elegante

Apostar por estos accesorios es una gran manera de proteger aún más la piel del rostro y retrasar el envejecimiento.

¿Cómo reducir el enrojecimiento?

Si tu piel ya está muy quemada, ¡abusa de la hidratación! Beba mucha agua y mantenga su crema hidratante a su lado en todo momento; vuelva a aplicarla según sea necesario.

Tomar un baño con agua fría

El agua caliente solo irritará aún más tu piel ya sensible.

Aplicar una potente crema hidratante (sin alcohol)

Otras opciones son las lociones para después del sol o las que contienen aloe vera natural en su fórmula. Cualquiera de estos productos aliviará en gran medida la quemadura. Si la quemadura arde mucho, coloque un paño húmedo sobre la mancha y déjelo allí durante 10, 15 minutos. Hidratar inmediatamente después.

Lectura recomendada: Aloe vera (sábila): un milagro para tu salud y tu piel

Bebe mucha agua

La hidratación de adentro hacia afuera es igualmente esencial en estos momentos. ¡Cuanta más agua consumas, mejor!

Nunca reviente ampollas quemadas

Si tu caso es aún más preocupante y se te han formado ampollas en la piel, Tatiana te explica que reventarlas es sumamente dañino. “Si hay mucha tensión, se puede hacer un pequeño orificio en las ampollas, con una aguja esterilizada, pero no quitar la piel que las cubre, pues funciona como un vendaje”.

Artículos relacionados

×