playa-cuidado-de-la-piel

Pasar unos días en la playa es muy bueno para tu cuerpo, pero ¡cuidado con los excesos! Toma nota de estos cuidados de playa para proteger tu piel del sol.

¿Estás planeando tus vacaciones y buscas un destino de playa y sol? Pasar unos días en la playa es muy bueno para tu organismo, ya que sintetizarás vitamina D gracias al sol, y tu piel estará más tersa gracias a las sales minerales y oligoelementos presentes en el mar. ¡Pero cuidado con los excesos!

Una ducha de 15 minutos es suficiente para regenerar tu epidermis, así como sesiones de exposición solar gradual, mucho más recomendable que un día maratoniano al sol. Por eso no debemos olvidarnos de seguir cuidando nuestra piel en la playa, aprovechar al máximo nuestras vacaciones y realzar nuestra belleza natural.

12 consejos para disfrutar del verano sin dañar tu cabello

Cuidado básico de la piel bajo el sol

Como usted sabe, protector solar es fundamental en la playa, ya que la radiación solar es la responsable de fotoenvejecimiento de la piel, manchas y quemaduras. Por ello, es recomendable utilizar un protector solar con SPF 50, al menos durante los primeros días, y aplicar generosamente por todo el cuerpo. No olvides repetir el proceso cada 2 horas y después de cada baño en el mar.

Si tienes una piel muy sensible, reactiva, incluso alérgica, utiliza un índice de protección más alto. Exponga su piel al sol de forma gradual, comenzando con sesiones muy cortas, y aumente gradualmente el tiempo de exposición (10 minutos el primer día, 15 minutos el segundo, etc.). Y recuerda que entre las 12:00 y las 16:00 hay que evitar el sol, ya que es la franja horaria en la que los rayos del sol caen verticalmente sobre nosotros y, por tanto, la más peligrosa.

Ropa de lino: la tela para el verano 2021

Qué hacer en caso de una quemadura

piel quemada por el sol

Si no tomó las precauciones adecuadas, no volvió a aplicar protector solar con la frecuencia suficiente o usó un SPF más bajo de lo necesario, es probable que su día de playa termine con una desagradable quemadura solar. No es momento de arrepentirse, sino de poner soluciones, así que hablemos de algunos remedios para que puedas lidiar con los inconvenientes.

La primera y más importante es no tratar de aliviar el calor y la sensación de ardor que siente en la piel con agua del grifo, ya que solo empeorará debido a la cal presente en el agua. Con la ayuda de un algodón empapado en una loción limpiadora suave (sin alcohol) o en agua termal, frota la zona afectada por el sol. También puedes hacer la Receta de la abuela: Un yogur helado o un tomate plano alivia rápidamente la sensación de picor y tirantez en la piel.

En los días siguientes, evite exponerse al sol y, para no pelar demasiado, aplique crema en la piel varias veces al día. En el caso de una quemadura más grave, es imprescindible acudir al dermatólogo, para que prescriba el tratamiento más adecuado según la gravedad del caso.

Mantén tu piel hidratada

Mantener la piel hidratada también es fundamental en verano, ya que el sol, la sal marina y el cloro de las piscinas resecan la piel casi tanto como el frío.

Rostro: A pesar de estar de vacaciones, es importante no perder los buenos hábitos y mantener tu rutina de belleza habitual. Una crema de mañana y una de noche antes de acostarse, así como un buen contorno de ojos, serán suficientes para mantener la piel en perfecto estado. Si durante el día también notas la piel muy seca o acalorada, puedes rociar agua termal sobre ella.

Cuerpo: Si hay un producto para el cuidado del cuerpo que no podemos olvidar durante nuestras vacaciones en la playa es el after sun. El sol agota las reservas de agua de tu piel, por lo que al final del día necesitarás una dosis extra de hidratación, ¡y qué mejor que con un producto especialmente diseñado para ello!
Un pequeño consejo: Además del after-sun, por la noche, antes de acostarte, puedes aplicarte tu crema hidratante habitual, estarás contribuyendo a una mejor regeneración de la piel.

Exalta tu piel

piel bronceada

Cuando ya tenemos algo de color, solemos vernos mejor, más bonitas y hasta más estilizadas. Disfruta de que estás más bronceada y presume el bonito tono natural que has conseguido. ¡Dile adiós al maquillaje como lo hicieron estas famosas!

Rostro: Deje que su piel y su bronceado respiren y muestren el verdadero color hermoso que ha logrado. Para realzar tus facciones, aplica solo un poco de polvo bronceador, que acentuará naturalmente tu tono dorado. Para aquellas que realmente no pueden salir de casa sin su base de maquillaje, lo mejor es optar por una crema hidratante con color o una BB cream, que no resecará tu piel, pero ocultará tus imperfecciones.

Cuerpo: Nada como un aceite para iluminar tu piel bronceada. Además, puedes dejarte llevar por algunas fantasías: aceites perfumados, con purpurina… Primero, tienen que hidratar tu piel y además, ¡te permitirán resaltar tu hermoso bronceado, como una diosa de ébano!

Artículos relacionados

×