mujer con bigote natural cuerpo femenino vello

Todo el mundo está acostumbrado a los hombres con bigotes, pero por sorprendente que pueda ser para muchas personas, las mujeres también tienen vello facial. Internet está lleno de fotos que muestran cuerpos y pieles perfectas.

Sin embargo, la realidad es totalmente diferente y hay quienes se encargan de revelarlo para derribar estos estereotipos sociales, como es el caso de Joanna Kenny, la influencer que está sacudiendo internet por mostrar su bigote natural y negarse a usar filtros para ocultarlo.

Mujeres con bigote: la sociedad necesita normalizar nuestro vello facial

Kenny no solo está orgulloso de su bigote, también está orgulloso de sus curvas y estrías, y no tenía miedo de mostrarlas cada vez que actuaba, al contrario, hace alarde e invita a otras chicas a amarse. Tu mensaje parece estar siendo escuchado y aquí tienes una prueba de ello.

Lectura recomendada: ¡No te avergüences de tus axilas, estén o no depiladas!

A través de su cuenta de Instagram, Kenny rompe los estándares de belleza y demuestra que los filtros y la presión social por ser perfecta solo dañan la autoestima de las mujeres, haciéndolas dudar de su verdadero valor y belleza.

bigote femenino

Cada vez es más común que las personas quieran esa piel perfecta que muestran los filtros en las redes sociales. Toda esa perspectiva distorsionada sobre cómo debería verse la piel está creando un estándar absurdo de cuidado de la piel. Mi responsabilidad es repensar esas expectativas y enseñarles que los poros son reales.

bigote

Lo que más preocupa a Kenny es el rechazo social a todo lo relacionado con el vello corporal y facial, así como la presión contra las mujeres por ir siempre rapadas, tanto que se las lleva a verlo como sinónimo de higiene.

Por eso decidió mostrar el bigote natural, mostrando que es algo normal y que todo el mundo lo tiene, ya sea en mayor o menor cantidad que otros, pero al final existe, es real y es parte del cuerpo humano.

Con esto, Kenny espera motivar a otras mujeres a aceptarse tal como son, sin filtros de celular, ni en la mente ni en el corazón. Además, nos recuerda que nuestro verdadero valor no proviene de la estética, sino de nuestro esfuerzo, logros, valentía y coraje.

 

Artículos relacionados

×