bloqueador-solar-entender-las-abreviaturas

Recientemente, la encuesta anual de Consulfarma dirigida por el consultor e investigador en cosmetología Lucas Portilho confirmó que, en Brasil, el 70% de las personas no usa protector solar a diario solo es El 10% de los brasileños consultan a un dermatólogo para saber qué producto es el más adecuado. El consumidor brasileño muchas veces tampoco sabe descifrar la etiqueta de un producto que protege la piel de las radiaciones. FPS, PPD, protección IR, amplio espectro… ¿qué significa esta sopa de letras?

“La falta de comprensión sobre la etiqueta del protector solar puede demostrar que la piel no está recibiendo la protección que necesita”, señala el dermatólogo Dr. Claudia Marcal. “Muchas personas desconocen la importancia de varias de estas siglas. Y además de ellos, ya tenemos como pauta internacional la indicación de antioxidantes como la Vitamina C y E que potencian la protección solar”, añade.

VEA MAS: Cómo cuidar tu piel en verano

Entender el protector solar

A prueba de agua

Algunos protectores solares son resistentes al agua y al sudor. Cuando un protector solar es resistente al agua, se mantiene efectivo durante 40 minutos sobre la piel húmeda. Cuando es muy resistente al agua, el protector solar permanece efectivo durante 80 minutos en el agua. La versión “muy resistente al agua” es más adecuada para niños y deportistas. No obstante, la recomendación es reaplicar el filtro cada dos horas y después de estos periodos, para asegurar una piel protegida.

amplio espectro

El bloqueador solar puede protegerlo de los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) que son dañinos para su piel. Pero un protector solar de amplio espectro protege la piel del envejecimiento (manchas, arrugas y flacidez), de las quemaduras solares y ayuda a prevenir el cáncer de piel. “Este filtro de amplio espectro puede contener activos antioxidantes que protegen contra el calor y la luz visible”, dice.

antioxidantes

Moléculas que previenen la formación de radicales libres (y en algunos casos revierten el daño causado por ellos), los antioxidantes son considerados excelentes aliados en la vida cotidiana. Los radicales libres son átomos o moléculas inestables y altamente reactivos que, en exceso, atacan a las células sanas, como las proteínas, los lípidos y el ADN. “Dañan la membrana y la estructura de la célula y, en casos extremos, pueden provocar la muerte celular”, explica.

“El protector solar debe ir más allá de los activos protectores: debe ser un multibeneficio con elementos de acción antioxidante para reparar de forma inmediata el proceso inflamatorio formado como consecuencia de las radiaciones”, destaca la dermatóloga. “Especialmente cuando hablamos de ambientes donde hay mucha contaminación ambiental, existe la necesidad de complementar la fotoprotección con algunos antioxidantes importantes como las vitaminas E, C, A, B3, Resveratrol, ácido elágico de granada, extracto de arándano, Oliveira y Edelweiss. .” Se pueden agregar algunas moléculas a esta lista: OTZ 10 (que minimiza el daño por calor), Alistin (considerado un antioxidante universal, que actúa sobre las capas de agua y grasa de la piel) y Exo-P (un antioxidante que previene el daño de los contaminantes). ).

Color

“Alta cobertura, bases y filtros de color son parte de los últimos lanzamientos en fotoprotección. El color sirve como una barrera física a la luz visible”.

Filtros químicos y físicos

Divididos entre químicos y físicos, los filtros de fotoprotección actúan de diferentes formas. “Los filtros físicos son partículas inorgánicas que reflejan o dispersan la radiación, mientras que los filtros químicos son partículas orgánicas que absorben energía fotónica”, explica. En el protector es importante asociar el uso de ambos, según el médico. “Pero los filtros físicos de bloqueo a base de dióxido de titanio, óxido de hierro y zinc son fundamentales.

Actúan como una pared de ladrillos, donde la luz rebota de un lado a otro sin absorción. Los filtros químicos son importantes pero muy inestables; entonces en el sudor, en el agua de mar, la molécula se vuelve químicamente inestable y deja de proteger”, explica. “Y muchas veces, los rayos UVB e Infrarrojos perforan la obstrucción de los filtros químicos de algunos productos de fotoprotección y provocan daños celulares que, como consecuencia, provocan la flacidez”, añade.

fotoenvejecimiento

“Cuando hablamos de envejecimiento fotoadquirido, nos referimos a la formación temprana de arrugas, manchas, cambio en la textura de la piel, angiogénesis (formación de nuevos vasos), epidermis pergaminácea y flacidez. Con la radiación, las manchas de melasma también pueden empeorar. Además, la radiación aún aumenta el riesgo de lesiones cancerosas en la piel”. Para evitar daños, nota: es necesario aplicar dos cucharaditas de protector solar en la cara 30 minutos antes de salir al sol, y evitar la fotoexposición de 10 am a 4 pm (en ese momento, preferir la sombra). “Reaplicar cada dos horas en exterior y cada cuatro horas en interior”, orienta.

FPS

El acrónimo de Factor de Protección Solar se refiere únicamente a los rayos UVB. “Es el valor que se obtiene de la relación entre la dosis eritematosa mínima en la piel protegida por un filtro solar y la dosis eritematosa mínima en la misma piel sin protección”, explica. Pero, ¿me protegerá necesariamente un FPS alto? El dermatólogo explica que no: “Hoy se descubrió que la protección solar que solo tiene en cuenta el tema del eritema (enrojecimiento) prescinde de la dosis suberitematosa, que es el daño que se crea antes de que la piel se enrojezca, dando lugar a la las llamadas “células de quemaduras solares” (o células que han sufrido cambios significativos por la radiación ultravioleta mostrando degeneración en su ADN, promoviendo posteriormente la posibilidad de cáncer)”, destaca el doctor, quien recomienda un SPF de al menos 30.

“¡Pero no olvides la protección contra los rayos UVA, infrarrojos y luz visible!” Los estudios afirman que un SPF 15 puede filtrar el 93 % de los rayos UVB del sol, mientras que un SPF 30 filtra el 97 %. A partir de este valor (FPS 50, 70 o más), la diferencia es mínima con relación a UVB, pero como la legislación brasileña exige que la protección contra UVA sea de al menos 1/3, la protección contra esa radiación aumenta. Como ningún protector solar puede filtrar el 100% de los rayos UVB del sol, la ropa protectora (con SPF), los sombreros y la búsqueda de la sombra también son indicaciones importantes.

IR

El infrarrojo (infrarrojo o IR) se siente a través del calor o la neblina. “Es una radiación que incide en una longitud de onda suficiente para llegar a la dermis más profunda, la dermis reticular, donde se encuentran las fibras de anclaje y sostén de la piel. Y esto provoca un daño muy importante, con menos elasticidad y un empeoramiento del aspecto general con la destrucción del arquetipo cutáneo. Además de un mayor potencial de cancerización”. La dermatóloga explica que, para evitar la flacidez y las arrugas, es importante utilizar bloqueador solar físico y antioxidantes que reducen el proceso inflamatorio provocado por los Infrarrojos.

luz visible

Si bien no es un concepto nuevo, es necesario señalar, según el experto, que la luz visible sigue siendo un peligro. Forma parte de este concepto: la luz del sol, los smartphones, las lámparas artificiales, los ordenadores, en definitiva, toda la luz vista a simple vista. “Presente en nuestra rutina diaria, es capaz de promover a mediano y largo plazo un estado de eritema, aunque sea subcutáneo, pero ya suficiente para generar la presencia de células de quemadura solar”, explica.

El médico ilustra que la luz visible actúa para estimular la melanogénesis, lo que resulta en manchas. “Las personas propensas al melasma no pueden pensar simplemente en tener un protector solar con UVA y UVB. Tiene que tener algún tipo de activo que combata la acción nociva de la luz infrarroja y visible. Son activos extraídos de extractos de plantas que tienen acción antiinflamatoria y bloqueadores como el dióxido de titanio”, agrega.

DPP

El Oscurecimiento Pigmentario Persistente indica el grado de protección frente a los rayos UVA. En las etiquetas, el PPD puede aparecer como FPUVA (factor de protección UVA). “El PPD ideal es a partir de 10 y debería representar al menos un tercio del FPS”, explica.

Protector solar con repelente

Si la etiqueta de un protector solar dice que contiene repelente de insectos, existe un consenso mundial de que debe buscar otro protector solar. Si bien ambos productos brindan una protección importante, es necesario comprar productos separados porque: el protector solar debe aplicarse generosamente; El repelente de insectos debe aplicarse con moderación y con menos frecuencia que el protector solar.

UVA

Principalmente responsable del envejecimiento prematuro (manchas y arrugas), este tipo de radiación atraviesa nubes, cristales y epidermis, es indolora y penetra en gran medida en la piel. en profundidad hasta las células de la dermis — siendo el principal productor de radicales libres. “Los rayos UVA afectan a la piel durante todo el año, independientemente de la estación. Este tipo de radiación no se bloquea completamente con protector solar y provoca daños, desde simples lesiones hasta, en casos más graves, cáncer de piel”, explica la dermatóloga.

UVB

La radiación ultravioleta B deja la piel enrojecida y quemada, dañando la epidermis y es más abundante entre las 10 am y las 4 pm. “Su grado de protección se mide por el FPS y es una radiación que puede traspasar la obstrucción de los filtros químicos y aumentar el riesgo de cancerización”, comenta.

Vehículo

Gel, crema, loción, spray, stick: todos estos son vehículos dermocosméticos que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un protector solar, ya que ayuda a prevenir el acné y la oleosidad. “Los pacientes con pieles con tendencia acneica deben optar por vehículos o geles crema libres de aceite. Los pacientes que practican mucha actividad física deben evitar los geles, ya que se diluyen fácilmente”, concluye.

Fuente: Dra. claudia marcal- Es dermatóloga, miembro de la Sociedad Brasileña de Dermatología (SBD), de la Academia Americana de Dermatología (AAD) y de la Sociedad Brasileña de Cirugía Dermatológica (SBCD). Es el orador internacional de Lumenis, el mayor fabricante mundial de equipos láser médicos; y conferencista de la Liga Internacional de Cirugía Estética Dermatológica (DASIL). Tiene una especialización de AMB y Educación Médica Continua en la Escuela de Medicina de Harvard. Posee Espaço Cariz, en Campinas – SP.

 

Artículos relacionados

×