mujer durmiendo

Las arrugas son una preocupación para todas las mujeres y según un estudio reciente, pueden agravarse durante el sueño, y la principal causa de esto es la almohada.

Según un estudio de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética, las arrugas y los defectos en las líneas de expresión facial pueden verse agravados por la comprensión que el rostro ejerce sobre la almohada durante el sueño.

Catalogados como los principales indicadores del envejecimiento facial y de primera importancia en el mundo de la estética facial, el estudio demostró que la fuerza realizada sobre la cara de lado o al dormir en posición inclinada favorece la aparición de los signos del tiempo. También existe la posibilidad de que la compresión de la cara durante el sueño no solo provoque arrugas, sino que también contribuya a la expansión de la piel de la cara.

Algunos simples cambios de hábitos pueden ayudar a revertir esta situación. Por supuesto, las arrugas dependen de varios factores: la genética, la estructura ósea, el colágeno y la acción de la gravedad y los años. Sin embargo, algunas regiones específicas, como la frente y los ojos, son causadas principalmente por expresiones faciales y malos hábitos. Estos son los que podemos evitar.

Sin duda, la posición más adecuada para dormir es boca arriba. De esta forma, se puede evitar la compresión en los lados del rostro y la formación de estas líneas de expresión. Esto sucede porque dependiendo de la posición, hay una sobrecarga de la musculatura que predispone a las marcas.

 

Artículos relacionados

×