joyas-hechas-con-leche-materna

Muchas mamás guardan recuerdos de sus hijos, ya sea el primer diente de leche que se cayó, el cordón umbilical e incluso mechones de cabello. Pero la última moda entre las mamás está en inmortalizar la leche materna.
Esta idea está teniendo el mayor éxito en Estados Unidos y tiene todo para empezar a tener éxito aquí también.

Para realizar la pieza, la leche materna pasa por un proceso de petrificación y luego recibe un baño de resina. Allí, la “piedra” se fija al anillo o se transforma en un colgante. La técnica fue desarrollada por la joyera Kelly Howland y ella dice que usa una serie de químicos para solidificar la leche, pero los detalles permanecen en secreto.

Además de elegir el modelo de joyería, las madres también pueden optar por agregarle color y elementos brillantes (de oro, plata o cobre) a la leche, pero también es posible dejarla con su tono natural. lo bueno es que cada leche es única y el color final varía de una pieza a otra – incluso sin la adición de colorantes. En otras palabras, la memoria se vuelve aún más exclusiva.

leche materna convertida en joyasla-leche-materna-se-convierte-en-joyasaccesorios-hechos-con-leche-materna
Como la materia prima es diferenciada, se requiere de unos cuidados especiales para que estos complementos resistan el paso del tiempo. No se recomienda dejar la pieza expuesta al sol oa altas temperaturas, ni que entre en contacto con productos químicos, perfumes e incluso jabón.

Kelly es propietaria de Sacred Legacy Arts, una joyería especializada en “arte hecho con ADN”, como ella lo define. La americana también elabora piezas a partir de cenizas, mechones de cabello y hasta placenta. Las joyas cuestan entre 80 y 400 dólares y la marca acepta pedidos de clientes que viven fuera de Estados Unidos. ¿Quién estaba de humor para inmortalizar su leche también? La idea es realmente hermosa!

Artículos relacionados

×