Terapia-sonora-el-poder-relajante-del-sonido-vibraciones

La sonoterapia es una técnica terapéutica basada en sonidos que permiten alcanzar un estado de relajación profunda. Los sonidos y vibraciones de un gong, cuencos tibetanos, diapasón o incluso la voz proporcionan un verdadero bienestar físico y mental.

LOS terapia de sonar utiliza ondas sonoras en beneficio del bienestar. Una disciplina milenaria que está volviendo a la vanguardia, la terapia de sonido se usa cada vez más en las sesiones de yoga y meditación. Practicada en grupo o en sesión individual, permite sentir cómo actúan los sonidos y las vibraciones sobre nuestro cuerpo.

Los beneficios de la terapia de sonido

Compuesto de 70 a 80% de agua, nuestro cuerpo es muy receptivo a las vibraciones y ondas sonoras, que tienen muchos efectos positivos en el bienestar físico y mental. En frecuencias vibratorias líquidos, meridianos y canales energéticos actúan sobre las células de nuestro organismo.

Estos son los beneficios que podemos ver:

  • La terapia de sonido reduce el estrés y la ansiedad al actuar sobre el sistema nervioso central.
  • Ayuda a disolver bloqueos y liberar tensiones.
  • Además, mejora las habilidades cognitivas: memoria, concentración, creatividad, lenguaje.
  • Promueve el sueño de calidad.
  • Alivia el dolor físico y emocional.
  • Reequilibra la energía del organismo.

Éste tratamiento de sonido Ha existido durante siglos y no solo está muy extendido en Oriente (Tíbet, Nepal) sino también en la Antigüedad, donde el canto se usaba para calmar el dolor o con fines curativos. Algunas prácticas de yoga también incorporan la repetición de mantrasfórmulas compuestas por sílabas cuyos sonidos tienen, entre otras cosas, el poder para sanar.

El canto armónico, la música y sus vibraciones siempre se han utilizado con fines terapéuticos para aliviar el dolor. Varios estudios han demostrado el poder relajante de la música, así como su papel en la reducción del dolor crónico en los pacientes.

En muchos lugares del mundo, la terapia de sonido se utiliza como apoyo y comodidad en la atención, además de los tratamientos farmacológicos dentro de su servicio de cuidados paliativos. Hoy en día, esta sana disciplina asistencial se puede encontrar bajo diferentes nombres: onoterapia, baño sonoro, terapia de sonido, yoga sonoro, masaje sonoro o Tocando por Sonidos ® (por Emmanuel Comte). Está basado en sonologíaconocimiento de los sonidos con fines terapéuticos.

terapia de sonido

Baño sonoro o tratamiento sonoro, ¿cómo funciona?

Tan pronto como golpeas un instrumento como un cuenco tibetano o de cristal con un palo, el sonido emite vibraciones que se propagan por todo todo el cuerpo; como la vibración de un rebote en el agua. El organismo emite un campo electromagnético: la superficie del cuerpo, como la piel, pero también el interior del cuerpo (órganos, meridianos, estructura muscular, hueso, sistema nervioso) vibran en el fondo de nuestras células. Cuando hay tensiones físicas, bloqueos emocionales, enfermedades, la frecuencia de estas vibraciones se altera.

Gracias a sus frecuencias específicas, los sonidos que emanan de los instrumentos pueden resonar con nuestro cuerpo para reequilibrar sus estructuras internas, su energía, así como armonizar el cuerpo y la mente. Es el agua, el constituyente principal, la que actúa como conductor. Las vibraciones pueden así difundirse a través de las células.

Ciertas ondas que emanan de cuencos tibetanos o cuencos de cristal también son perceptibles por el cerebro en estado relajado, hablamos de ondas alfa. En espera activa, nuestro cerebro emite principalmente ondas beta, ondas rápidas. Las ondas alfa solo se pueden lograr a través de la meditación y permitiendo que los dos hemisferios del cerebro trabajen en armonía con muchos beneficios para la mente: visión global de las cosas, mejor concentración, mejor memoria, mejor manejo del estrés y las emociones, escuchando nuestra intuición.

masaje de sonido

Durante una sesión o tratamiento se pueden utilizar diferentes instrumentos:

  • el gong: Es un instrumento de percusión metálico, de superficie más o menos plana y circular. Los más grandes hacen un sonido muy fuerte y normalmente se cuelgan verticalmente. También hay gongs en forma de cuenco.
  • El diapasón: es similar a la acupuntura a través del sonido. El diapasón produce ultrasonidos y vibraciones que penetran en el cuerpo, músculos, órganos y articulaciones para relajarlos y también para estimular su propia regeneración.
  • cuencos tibetanos: hechos de diferentes metales y de todos los tamaños, aparecen después de los gongs. Algunos se pueden utilizar como cuenco para relajación o meditación, otros para masajes sonoros. En este caso, se coloca sobre el cuerpo de una persona acostada y se golpea para que el sonido penetre en el cuerpo.
  • La copa de cristal: Blanco, coloreado, transparente o mate, ofrece un largo canto, hecho de altas frecuencias vibrantes.
  • Platos tibetanos: chocan para difundir un sonido claro y una resonancia prolongada. Tu toque invita a la meditación. Se utilizan en yoga para iniciar o finalizar una sesión. Durante los baños de sonido, crean un universo de sonido propicio para la relajación y la meditación. También permiten limpiar una habitación de energías negativas.

¿Cómo es una sesión de terapia de sonido?

Sobre la sábana y debajo de las mantas, los practicantes descansan en el crepúsculo. Por una vez, no tienen nada que hacer, simplemente se dejan guiar por el terapeuta y arrullar por los diferentes instrumentos.

Las campanas abren el baile, las copas cantoras toman el relevo. El silencio puntúa la sesión para dar tiempo a todos a asimilar todas estas vibraciones, las que escuchamos y las que no percibimos, pero que el cuerpo siente.

Entonces, es el poderoso sonido del mazo golpeando el gong que suena. A esto le siguen unos quince gongs que resuenan a medida que avanza la sesión, mientras que los sonidos más agudos de los cuencos tibetanos y los diapasones completan este concierto cósmico.

baño de sonido

No esperes una hermosa melodía, el oído musical occidental debe tomarse el tiempo para apropiarse de esta nueva sinfonía. Pero llegas a un estado de profunda relajación. Algunos entran en un estado meditativo donde la respiración se vuelve más regular, mientras que otros se duermen arrullados por este baño de gongs, también llamado baño de gong.

Después de una hora a una hora y media de baño de sonido, te vas sintiéndote revitalizado, sereno y renovado.

Artículos relacionados

×