lavado excesivo del cabello

LOS porosidad del cabello es lo que define cuánto nuestro cabello puede absorber agua y sustancias de los productos que usamos en nuestro cabello. Esta porosidad puede ser alta, media o baja y cada una debe ser atendida con tratamientos específicos, como hidratación, humectación y reconstrucción.

Para saber cuál es el nivel de porosidad de tu cabello, necesitas hacer una prueba muy simple.

Cómo hacer una prueba de porosidad del cabello

Todo lo que necesitarás es un vaso, agua y solo un cabello. ¡No hay necesidad de arrancarlo de tu cabeza! Simplemente cepille los mechones y atrape los que se caigan durante el cepillado o incluso cuando se atasquen en el accesorio. Es importante que su cabello esté limpio el día de la prueba.

Para hacer la prueba, simplemente coloque el hilo dentro de un vaso lleno de agua filtrada y espere 7 minutos. Para identificar si tu porosidad es baja, media o alta, revisa cada tema.

El hilo se hundió en la copa = alta porosidad.

Quiere decir que tu cabello tiene la cutícula bien cerrada, por lo que es resistente a cremas y aceites, o sea, esto no es muy bueno, después de todo, el producto no siempre es capaz de penetrar en tu cutícula. Un cabello como este también tarda en secarse y carece de elasticidad.

¿Cómo resolver esto? ¡Calor y aceite son las palabras clave para que la hidratación penetre en el cabello y tenga un efecto en tu cabello! A la hora de hidratar tu cabello, date una ducha caliente para que entre el vapor y abra la cutícula, aplica tu crema hidratante habitual y luego sella tu cabello con aceites ligeros como el coco o el aguacate. La humectación constante, el aceite de jojoba y el aloe vera también ayudan a restaurar el equilibrio del cabello.

El hilo no se hundió y se quedó en el medio de la copa = porosidad media.

Si el pelo es genial. La cutícula de tus hebras está ligeramente levantada, lo que permite que la hidratación funcione con normalidad. El cabello absorbe fácilmente la humedad, no se requiere hidratación constante y el cabello responde fácilmente a la coloración y al cuidado general.

¿Qué hacer para mejorar? No hagas nada diferente, continúa con tu rutina, que es genial. Pero ten cuidado con exponer tu cabello a demasiada proteína, lo que puede dejarlo rígido y sin forma.

El hilo flotaba y permanecía encima de la copa = porosidad baja.

Tus cutículas están muy abiertas, por lo que tu cabello absorbe más humedad de la que puede retener. Un cabello como este tiene una textura inestable, carece de brillo y se enreda y se encrespa fácilmente. Por lo general, el cabello rizado, encrespado y químicamente dañado tiene este tipo de problema.

¿Cómo resolver esto? ¡Proteína! Los acondicionadores con este ingrediente ayudan a fortalecer la cutícula, ¡la clave es saber dosificar la cantidad para no exagerar! El exceso hace que tu cabello se vuelva rígido y puedes tener otro problema, la rotura.
Los acondicionadores más profundos, los aceites densos (como el de karité, ricino y oliva) y los acondicionadores sin enjuague ayudan a rellenar los espacios de las cutículas, reparar las puntas y fortalecer los hilos. .

Alta, media o baja: el tratamiento para cada tipo de porosidad

Cabello de alta porosidad: Los cables muy dañados y porosos necesitan reconstrucción. Puedes hacer el tratamiento con la mascarilla concentrada o con la keratina líquida.

Cabello de porosidad media: los hilos están sanos y pueden absorber agua y tratamientos. Para mantenerlos así, concéntrese en la nutrición. Se puede hacer con la mascarilla concentrada o con una humectación capilar.

Cabello de baja porosidad: cuando las cutículas están muy cerradas, lo ideal es centrarse en la hidratación. El tip es lavar el cabello con agua tibia para que las escamas se abran y ayuden a la penetración del producto.

prueba-de-porosidad-del-cabello-como-hacer

Artículos relacionados

×