El uso de un lenguaje neutral con respecto a la maternidad se ha implementado en algunos países, como el Reino Unido y Australia.

Hace unos meses, surgió un estudio que indicaba que se debe utilizar un lenguaje neutro en lo relacionado con la maternidad, escrito y compartido por la “Academy of Breastfeeding Medicine”, una organización mundial de médicos dedicados a la promoción, protección y apoyo a la lactancia materna. alimentación lactancia materna Este estudio se ha puesto en práctica en algunos países, como Reino Unido y Australia, pero más recientemente ha surgido otro que apunta en la dirección opuesta y dice que este mismo lenguaje puede ser dañino.

Cambiar la palabra “Madre” por “persona que amamanta”

Para muchas mujeres, el embarazo es sin duda algo difícil de expresar con palabras. Algunas mujeres lo encuentran difícil, especialmente cuando nace el bebé. Sin embargo, se cuestiona el lenguaje utilizado durante el embarazo y durante los primeros meses y años de vida de un niño en ciertos países.

En estos días, el uso de un lenguaje neutral, con el objetivo de no herir susceptibilidades y de incluir a todos aquellos que se sienten minorizados o discriminados, está cada vez más sobre la mesa. Sin embargo, esta importancia no debe ir más allá del idioma y no debe cuestionar las necesidades individuales.

Esto se debe a que, el año pasado, el Servicio Nacional de Salud Británico implementó un “lenguaje inclusivo de género”, reemplazando “lactancia materna” por “amamantamiento”, “leche materna” por “leche materna humana” y “madres ” por “personas embarazadas” o “personas lactantes”.

Pero este cambio, que debería haberse aprovechado para ser sensible a las necesidades individuales y ser más inclusivo, terminó produciendo efectos y consecuencias contrarias para las mujeres y los niños.

Un estudio realizado por 10 investigadores de salud de Australia, Estados Unidos, Europa y Asia encontró que reemplazar palabras con frases neutrales reduce el «vínculo madre-bebé» y perjudica la lactancia.

El reporte obtenido por el diario “Sydney Morning Herald” asegura que los investigadores creen que los cambios de ciertas palabras pueden ser más inclusivos, pero, al fin y al cabo, tiene un efecto contrario al esperado, ya que las madres que , efectivamente, generan vida y son el “hogar” de un ser durante nueve meses son discriminados. Y así lo dice una coautora de este nuevo estudio, quien argumenta que “confundir la idea de identidad de género y la realidad del sexo corre el riesgo de tener consecuencias adversas para la salud y una discriminación más profunda e insidiosa contra las mujeres”. A esta idea, la misma coautora añade que “el sexo [uma categoria reprodutiva]genero [um papel social]e identidad de género [um sentido interior de si] no son sinónimos, pero están siendo tratados como si lo fueran.”

Esta discusión es larga y no nueva. En todo el mundo, se ha debatido el uso de un lenguaje neutro en cuanto al género. En Australia, por ejemplo, el gobierno admitió que usaría un lenguaje neutral en sus comunicaciones, con el objetivo de respetar a todos los ciudadanos.

Sin embargo, cuando se trata de la maternidad, el uso de un lenguaje neutro acaba, en muchos casos, por deshumanizar a la mujer. Y así, algunos voceros transgénero han asumido que se puede lograr la inclusión sin borrar el término “mujer”.

Abogada y cofundadora de Transgender Victoria, una organización que promueve la equidad, la salud y el servicio comunitario para personas transgénero en Australia, Sally Goldner dijo que era posible representar a «personas que dan a luz y alimentan bebés, incluidas aquellas de diversos orígenes culturales y lingüísticos». , que también puede necesitar información personalizada.”

Artículos relacionados

×